Alimentación en los primeros meses de vida: El regalo de la Lactancia Materna

La leche materna será el alimento ideal para el bebé desde el nacimiento hasta los 6 meses de vida, ya que además de aportar todos los nutrientes necesarios e ir modificando su composición para ajustarse al crecimiento y a las demandas de esta etapa, aportará beneficios que no encontraremos en las fórmulas y beneficiará también a la madre.

dar teta al bebé

La OMS recomienda dar lactancia materna exclusiva durante los primeros 6 meses y, a partir de ese momento, mantener la lactancia complementaria hasta los 2 años. Tras cumplir esta edad, la madre y del niño decidirán cuál será el momento adecuado para realizar el destete.

La leche humana

Para poder adaptarse a los requerimientos nutricionales e inmunológicos del bebé a medida que va creciendo, tendremos: la leche del pretérmino (bebés prematuros), el calostro, la leche de transición y la leche humana madura.

  • El calostro es el líquido que produce la madre cuando acaba de dar a luz. Contiene menores cantidades de lactosa y grasa que la leche madura y mayor contenido de proteínas y vitaminas A, D, E y K, carotenos y minerales como zinc y sodio. El calostro es suficiente alimento para los primeros días del recién nacido y, además de nutrientes, confiere anticuerpos que protegen contra la infección y la alergia y elementos que ayudan a madurar el intestino.
  • La leche de transición es la que se produce entre el calostro y la leche madura, y su composición cambia desde el séptimo día hasta quince días después del parto. En esta, los niveles de lactosa y grasas aumentan, aumentando el valor calórico total, por lo que el recién nacido quedará más saciado y las tomas se irán espaciando poco a poco.
  • La leche materna madura es secretada por las glándulas mamarias a partir del décimo día tras el parto. La composición proteica de la Leche Materna es única, predominando la proteína sérica sobre la caseína y aportando elevadas cantidades de cisteína y taurina, aminoácidos esenciales en los recién nacidos. Contiene lactoferrina, lisozima e inmunoglobulina A secretora, que son proteínas inmunológicamente activas, resistentes a la actividad de enzimas y constituyen la primera línea de defensa en el tracto gastrointestinal. También aporta ácidos grasos monoinstaturados y poliinsaturados necesarios para la formación del cerebro, lactosa que facilita la absorción del calcio y del hierro y protege el intestino, vitaminas, minerales, enzimas y hormonas.
la teta el mejor alimento
Foto: K. M. Berggren

 

Beneficios para el bebé

A continuación revisaremos los beneficios que le aporta la lactancia materna al bebé:

  • Le ayuda a fortalecer su sistema inmune y lo protege de enfermedades. Al nacer, el sistema inmune del bebé aún es inmaduro por lo que no es capaz de defenderse de ciertos ataques de manera eficaz. Es aquí en donde podemos encontrar un beneficio de la leche materna que no encontraremos en la fórmula y que no sólo resulta de gran importancia en los primeros 6 meses de vida, sino que también seguirá siendo un gran apoyo para el bebé hasta los 2 años de edad o el momento en que se realice el destete. La leche materna aporta factores inmunitarios como inmunoglobulinas, lactoferrina, lisozima y linfocitos vivos, que protegerán al bebé tanto a nivel del intestino, en donde evita la absorción de antígenos alimentarios y promueve el desarrollo de tolerancia, como a nivel general en donde previene infecciones y disminuye el riesgo de padecer enfermedades alérgicas como rinitis alérgica, dermatitis atópica o asma.
  • El contacto piel con piel (madre-bebé) facilita al bebé el mantenimiento de una temperatura adecuada, así como la regulación de su frecuencia respiratoria y cardíaca. Además, promueve el desarrollo de un vínculo de apego saludable y duradero entre la madre y el bebé.
  • Reduce el riesgo de muerte súbita. Estudios sugieren que el 22% de muertes neonatales podrían evitarse si los bebés inician la lactancia en la primera hora tras el parto.
  • Disminuye el riesgo de enfermedades respiratorias, gastrointestinales e infecciones de las vías urinarias. Los niños alimentados con leche materna han demostrado enfermarse menos de neumonía, infecciones respiratorias bajas, otitis media, diarrea, enfermedad inflamatoria intestinal, entre otras afecciones. – Promueve la inteligencia a través del aporte de ácidos grasos esenciales y del mejor desarrollo psiconeural dado por una mayor estimulación.
  • Disminuye el riesgo de padecer obesidad en la infancia y vida adulta ya que permite un mejor control de la saciedad y se ha relacionado a niveles de ganancia de peso más adecuados durante la etapa de lactancia.

Beneficios para la madre

Porque los beneficios no son sólo para el bebé, vamos a revisar las ventajas que la lactancia materna le aporta a mamá:

  • Mayor esparcimiento de los embarazos al actuar como un anticonceptivo natural gracias a los cambios hormonales provocados por la succión. A mayor succión, mayor eficacia.
  • Favorece la pérdida de peso y la recuperación del peso que se tenía antes del embarazo.
  • Cuando la lactancia se inicia en las primeras horas tras el parto, el útero recupera el tono y el tamaño previo con mayor rapidez, disminuyendo el sangrado postparto. En este caso además se reduce la incidencia de depresión postparto.
  • Menor riesgo de padecer enfermedades como diabetes tipo 2, cáncer de mama, artritis reumatoidea, entre otras.
  • Menor ausentismo laboral ya que los bebés alimentados con leche materna se enferman menos.
  • Beneficios económicos ya que es gratuita, y cuida el medio ambiente ya que no necesita envases.

Por todas estas razones, instaurar la lactancia materna desde el nacimiento y mantenerla por al menos el primer año de vida beneficiará tanto a la madre como al bebé, y para que esto pueda cumplirse es de vital importancia que las futuras madres que decidan alimentar a sus hijos con lactancia materna estén informadas y reciban la atención necesaria en todo el proceso.

Lcda. Melisa Gómez Allué

Nutricionista Clínica en Pediatría

nutricionparachicos@gmail.com

 

Fuentes consultadas:

SVPP Sociedad Venezolana de Puericultura y Pediatría. Livia Machado de Ponte (Directora), Isbelia Izaguirre de Espinoza, Rafael J. Santiago. Nutrición Pediátrica; 2009: p. 83-95.

Organización Mundial de la Salud. Estrategia Mundial Para la Alimentación del Lactante y el Niño. Asamblea Mundial de la Salud; 2002: p. 20.2.

AAP Committee on Nutrition (Author), Ronald E. Kleinman MD FAAP (Editor). Pediatric Nutrition Handbook Paperback; 2008: p 29-59.

Johannes Ruiz

Autor de la publicación

Mamá de tres mosqueteros.
Convencida de que el amor no malcría. Difundiendo la Crianza Positiva.

Pedagoga, Coach de Familia & Inteligencia Emocional, Educadora de Disciplina Positiva para Padres y Profesores.

Deja un comentario