Cuentos infantiles: El Pollo Pepe

Comenzamos #cuéntameuncuento, nuestra sección de reseñas y recomendaciones de cuentos infantiles, con un clásico: El pollo Pepe, de la editorial SM.
Un libro con frases cortas y simples, donde se ve a nuestro pollito seguir el rastro de granos de trigo o cebada, que anuncian el pop-up que veréis al pasar la página. Todo bebé atraviesa una fase de asombrarse con los ‘píos’ y con las partes del cuerpo, ¡será un éxito seguro!

Además, podéis entonar el texto con una canción para darle ritmo y caminar por los dibujos con los dedos como si fueran el pollito comiendo cada cereal. Vuestros hijos, con el tiempo, podrán ayudaros a decir lo que viene a continuación y nombrar cada parte del cuerpo de el pollo Pepe; si contáis con el peluche, éste os ayudará también de soporte para señalar en él cada parte de su cuerpo o para hacer teatrillo y que se coma el montón de grano.

Queremos avisar que, de pura emoción, Pepe suele sufrir accidentes y pasará varias veces por la enfermería de mamá.El pollo pepe peluche


Es un misterio cómo un libro de tan sólo cuatro páginas triunfa tanto entre los bebés, os lo pedirán una y otra vez y se sorprenderán igual aunque se lo sepan de memoria, sobre todo con la sorpresa final en desplegable.
Lo encontraréis en varias ediciones. La más recomendada cuando aún son pequeñitos es la edición más grande con páginas duras y los pop-up más resistentes.

La edición de la imagen es más pequeña y manejable y podéis comprarla suelta o con una mochila donde llevar al Pollo Pepe de peluche.

pollo pepe peluche

Johannes Ruiz

Autor de la publicación

Mamá de tres mosqueteros. Convencida de que el amor no malcría. Difundiendo la Crianza Positiva.

Hay 2 comentarios

  1. Publicado por Marta García Responder

    El pollo pepe! Genial!
    Mi peque lo descubrió hace algo más de un año en una librería.. y desde entonces vive con nosotros 😉
    Es muy muy xuli!

  2. Publicado por Elena Riberas Pérez Responder

    No le había escuchado nunca, Pero tiene muy buena pinta

Deja un comentario