Disciplina Positiva: Educar desde el respeto

En otras ocasiones he hablado acerca de la Disciplina Positiva y sus beneficios en la crianza de los niños. En esta ocasión, quiero dejarte unas pautas para que puedas poner en práctica en el día a día con tus pequeños.

Disciplina Positiva: Educar desde el respeto

La base de la disciplina positiva consiste en educar/criar a los hijos con amor y firmeza al mismo tiempo. Es darle la oportunidad de crecer en un hogar donde los padres permitimos que haya libertad, amor y límites.

disciplina positiva

Pautas para Educar con Disciplina Positiva

La finalidad de la disciplina positiva es que nuestros hijos puedan entender el sentido que tienen las normas (acuerdos) que tenemos en casa. Esto les ayudará a ser responsables, y comprender que sus actos tienen consecuencias.

Si por el contrario utilizamos el castigo para hacer entender esas normas, el niño actuará guiado por el miedo en lugar del respeto, con lo cual no comprenderá el sentido que tienen los acuerdos, no entenderá que él es responsable de sus actos y por tanto no valorará ni sabrá analizar las consecuencias de los mismos. Por ello, quiero compartir contigo estas pautas que harán más sencilla la puesta en práctica de la Disciplina Positiva:

 

  1. Ponte en sus zapatos: Entender al niño, es ponernos en su lugar, de este modo podrás identificar los sentimientos y creencias que están detrás de su comportamiento. Esto te ayudará a comprender como madre / padre, las razones por las cuales tu hijo hace lo que hace y te permitirá trabajar para cambiar esas creencias en lugar de cambiar simplemente su comportamiento.
  2. Guíale: Es importante estar allí con él para ayudarle a pensar, razonar y decidir sobre su comportamiento. Esto puedes hacerlo a través de preguntas y no de mandatos. Con ello, comprenderá de forma racional y emocional su forma de comportarse.
  3. Sé su mejor ejemplo: Los niños hacen lo que ven de nosotros los padres, aprenden mucho más viéndonos que escuchándonos. ¿Quieres que tu hijo sea amable? Actúa con amabilidad. ¿Quieres que tu hijo sea respetuoso? Trátalo con respeto.  Por esta razón hay que actuar con coherencia para servir de modelo a los niños
  4. Establece objetivos: Involucra a tu hijo en la consecución de los objetivos que quieres conseguir, elabora un plan donde él sea partícipe para poder conseguirlo.
  5. Actúa con firmeza: Se firme siempre en tus decisiones, cuando pongas límites y cuando establezcas normas, pero siempre actúa con amabilidad y con cariño.
  6. Dialoga: La comunicación es esencial para tener buenas relaciones con tu hijo, habla con él, permítele explorar las consecuencias de sus decisiones. ¿Se ha equivocado? De los errores tenemos que quedarnos con el aprendizaje, pregunta y reflexiona en lugar de castigar.
  7. Enfócate en las soluciones: Es importante buscar las soluciones y no hacer hincapié en el problema. Integra al niño en el proceso de buscar la solución, se sentirá parte de ellas y las valorará más. Esto beneficiará el desarrollo de su autonomía y le hará capaz de tomar decisiones.
  8. Recuerda: No debemos criticar a los niños, sino a la acción realizada. Evitemos las etiquetas ya que esto afecta enormemente su autoestima. Dirígete a tu hijo siempre desde el respeto y sin transmitir miedos. Cuando haga algo malo, hay que criticar la acción en sí, explícale el por qué no debe hacer eso, pero no lo insultes o ridiculices por eso.

La Disciplina Positiva es una educación y crianza a largo plazo. Como padres dejamos el querer cambiar a nuestros hijos y enfocamos el cambio en nosotros mismos.

Si lo que hasta ahora has intentado en cuanto a la educación de tus hijos no te funciona, la Disciplina Positiva  es la opción más respetuosa y que más beneficios a largo plazo aportará tanto a tus hijos como a ti. Puedes buscar más información y herramientas para poner en práctica en el blog: Criar en Positivo

Johannes Ruiz

Autor de la publicación

Mamá de tres mosqueteros. Convencida de que el amor no malcría. Difundiendo la Crianza Positiva. Pedagoga, Coach de Familia & Inteligencia Emocional, Educadora de Disciplina Positiva para Padres y Profesores.

There are 10 Comments

  1. Publicado por LadyA Responder

    gracias por los tips para una educación con disciplina positiva… son los que solemos aplicar en casa

  2. Publicado por Estela - Criando pulgas Responder

    Yo me estoy haciendo el curso de disciplina positiva y de verdad que no es sólo una forma de hablar, me ha cambiado la vida. Es un proceso largo y los resultados no son inmediatos pero me encanta ver cómo poco a poco va calando el mensaje.
    Ojalá llegue a más gente poquito a poquito. Un beso!

  3. Publicado por Mamá Pingüino Responder

    En casa también somos propicios a utilizar una disciplina positiva. De nada sirve hacer las cosas con castigos y gritos, ni para ellos ni para nosotros. Aunque es cierto que a veces es complicado, es importante tener los puntos que has comentado muy claros!

  4. Publicado por Annabel Responder

    La disciplina positiva es la base para unas criaturas equilibradas y que además sepan actuar con paciencia y amor ante los problemas. Unos buenos tips!

  5. Publicado por Itzel Responder

    A mi todo esto me viene de fábula!! Porque con tres niños tengo que tener mucha paciencia y dialogar a veces se complica. Gracias por el post!!

  6. Publicado por Ana Guillén de Tres Crianzas Responder

    La verdad que es la forma ideal de educar.. pero es complicado a veces lidiar con tu propia mochila. El día a día es duro y dependiendo de la educación recibida se hace cuesta arriba. Lo intento una y otra vez y se que el camino es el correcto. Pero a veces se escapa de las manos. Un saludo.

  7. Publicado por Clara Responder

    Creo que todo es sentido común, pero claro, cada uno tenemos el nuestro propio. Nuestra manera de criar/educar es muy similar als tíos que das. Eso me motiva mucho!

  8. Publicado por Dulce Maternidad Responder

    Pues me alegra saber que algunos tips los tengo muy presentes en el día a día, cuesta, sí que cuesta, pero poco a poco se va creando el hábito de hacer acuerdos y hablar de los enfados, creo que salimos ganando todos, aprendemos a ser pacientes, a escucharnos, apoyarnos y entendernos, se que ellos son el reflejo de lo que viven en casa imitan y copian todo lo que ven. Me leeré más acerca de la disciplina positiva porque la verdad es que funciona y nos beneficiamos toda la familia.

  9. Publicado por ruth2m Responder

    ay que bonito lo de la educación positiva!! y que cierto!!
    naturalmente siempre me ha nacido seguir esa tendencia, no veo que haya que tratar a los niños diferente simplemente adaptar el lenguaje a su experiencia de la vida, aunque en mi entorno cercano no está tan bien visto ….eso que dicen de malcriar a los niños por darles amor, comprensión o igualdad no tiene pies ni cabeza (perdón me ha salido mi vena reivindicativa jajajaja)

    más amor por un mundo mejor ^_____^ ME HA ENCANTADO

  10. Publicado por Milagros Responder

    Soy fanática de la disciplina positiva. Gracias por compartir estos consejos de manera didáctica.

Deja un comentario