Escúchate…

Un día te despiertas siendo padre o madre. Has vivido una vida alejada de tus deseos y anhelos verdaderos y ahora tu hijo te pide que satisfagas los suyos.katie m berggren

La tendencia a resistirte y evitar actuar de acuerdo a sus demandas es muy fuerte. La sociedad te presiona para que sigas las costumbres… Tus familiares te recuerdan lo que debes hacer con tu hijo: lo mismo que hicieron un día ellos contigo.

Todos te animan a mostrarle a tu hijo que “las cosas no son lo que él o ella pida”. Más algo en tu interior te guía a desobedecer indicaciones ajenas… A escucharte al fin. A arriesgarlo todo en esta vida al apostar por la crianza desde el corazón, satisfaciendo las demandas de esa criatura que ya Amas y a la que empiezas a conocer.

Te da respeto equivocarte, pero lo prefieres a seguir acallándote y acallar ahora a tu hijo.
Quien te guía a escuchar a ese niñito o niñita que llevas en brazos es tu niño interior.
Lo olvidaste, pero sigue en ti.

Es esa parte de ti que llegó a esta hermosa tierra profundamente conectada con su fuero interno.
Es ese sabio mamífero que de tanto pedir sin obtener respuesta que lo auparan, que le dieran el pecho tanto como necesitara, creyó que no lo merecía. Ese que a fuerza de llorar y hasta gritar lo que sentía sin ser escuchado, un día, dejó de hablarte.

Ahora tienes un bebé en brazos y con él, la oportunidad de SANAR a tu niño iInterior.
Si encuentras el valor suficiente para escucharle, se abrirá una puerta a otra dimensión…
Desde esa nueva visión comprenderás que el dolor, el sufrimiento de la humanidad entera, es el mismo que vive y reproduce cada niño humano.

Comprenderás  –lejos de juicios-  que tus padres obraron contigo lo mejor que supieron en su momento. Seguramente guiados por los mismos pasos de sus propios padres…  La cadena de sufrimientos es tan larga que puedes estar tentado/a a salir huyendo…

Son muchos los que huyeron antes que tú.
Pero si te quedas, si decides no huir de ese bebé que te reclama, tendrás ante ti la posibilidad de sanarte y contigo a la humanidad entera.

Autor: Cristina Romero Millares
Imagen: Katie M: Berggren

Johannes Ruiz

Autor de la publicación

Mamá de tres mosqueteros.
Convencida de que el amor no malcría. Difundiendo la Crianza Positiva.

Pedagoga, Coach de Familia & Inteligencia Emocional, Educadora de Disciplina Positiva para Padres y Profesores.

There are 2 Comments

  1. Publicado por Eva García García Responder

    Ser madre es lo mejor del mundo! Además si tienes con quién compartir la experiencia se hace insuperable!

  2. Publicado por Tetaupa Responder

    Cuanta verdad. Reencontrarse con una misma es uno de los grandes aprendizajes que tiene la maternidad.
    Si quieres y tr atreves.

Deja un comentario