Fiebre en los niños

La fiebre en los niños es un tema que preocupa mucho a los padres. Es muy frecuente que acudan al pediatra cuando sus hijos tienen fiebre.

¿Qué es la fiebre?

Es un mecanismo de defensa del organismo ante cualquier evento que puede ser de diferentes orígenes. Muchos de los cuadros febriles pueden ser originados por procesos infecciosos (virus, bacterias, hongos, parásitos) pero también por otras causas no infecciosas como cuadros alérgicos o enfermedades de orígenes diferentes.

La fiebre no es una enfermedad en sí, es un síntoma. Así como lo son los vómitos, la diarrea, la mucosidad nasal o la tos. El tener fiebre significa que el paciente se está defendiendo de algo que le produce daño.

fiebre

¿Cuándo se considera que el niño tiene fiebre?

La mayoría de los médicos y la Academia Estadounidense de Pediatría (AAP por sus siglas en inglés), coinciden en que la temperatura corporal normal de un niño sano está entre 36 y 38 grados centígrados. La fiebre en los niños se considera una elevación de la temperatura corporal por encima de los 38 grados centígrados.

¿Qué debemos hacer ante la fiebre?

En primer lugar bajar la misma con medicamentos como el paracetamol, se le puede dar cada 4-6 horas con las dosis recomendadas por el pediatra (va según los kilos de peso de tu hijo). Es importante evitar el uso de otro tipo de antitérmicos, a menos que el pediatra se lo indique.

Tengo miedo de que mi hijo convulsione

Las convulsiones por fiebre se originan en un 7% de la población infantil que por lo general tiene antecedentes familiares de otros niños de esa familia que la presentaron en la infancia e inclusive los padres en esas edades.

No debemos olvidar que toda fiebre debe ser evaluada por el pediatra por insignificante que usted lo considere para buscar la causa que la origina y enviar el tratamiento adecuado.

Debemos aclarar que en algunas oportunidades, existen cuadros donde  hay convulsiones con fiebre producidas por infección del sistema nervioso central, tal como la Meningitis de diferentes orígenes virales, bacterianas u otras causas infecciosas, por ello será el pediatra quien determinara el tratamiento a seguir lo más pronto posible.

Ante cualquier cuadro febril no dejes de consultar al pediatra. Evita en cualquier caso, automedicar a tu hijo.

Guillermo Stern

Autor de la publicación

Dr. Guillermo Stern. Pediatra y Puericultor en el Instituto Pediátrico La Florida. Especialista en vacunas, anemia e infecciones.

Médico Colegiado en España y en Venezuela.

Deja un comentario