Leche Materna ¿Donamos?

Una de nuestras seguidoras, que además es amiga mía comparte con nosotros su historia de parto y nos cuenta como inició la donación de leche materna. Os invito a leerla.

Después de un embarazo llena de pánico, pasó que una matrona echó por tierra todo mi esfuerzo por mantenerme valiente y frente a los dolores insoportables de una inyección de oxitocina me dijo: “¿Te pondrás la epidural ahora? Yo te lo recomiendo, total, igual la vas a pedir…”

Puedo decir que si hay un dolor que me cuesta superar fue el de sentirme disminuida, casi humillada, ese que me vino cuando justamente ya no tuve dolor físico, cuando sentí que perdía el control y estaba en manos de otros.  Lo mío fue una clásica inducción de día, que terminó en cesárea. Pasaron días para recuperarme de la herida, del otro dolor, me he ido recuperando gracias a grupos de apoyo y a la donación de leche materna.

donar leche

Al ver que mi bebé estaba sano y que se pegaba a mi pecho con tantas ganas, entendí lo afortunada que había sido. Como a todas, en ese momento, me daba igual lo que habían hecho conmigo, lo importante es que Diego estaba sano y como nunca, me sentí en deuda con la sociedad, con la vida, con Dios.

El dolor de parto, para mí, es la manera que tiene la naturaleza de decirte la dimensión de lo que te espera y esos minutos tan duros, tan intensos, hoy lo recuerdo con nostalgia. También recuerdo las grietas en los pezones y confío en que su dolor me hicieron más fuerte, pues si bien a ratos sentía que me podía desmayar del dolor, reconocer que no claudiqué en mi intención de darle pecho a mi bebé me devolvieron la confianza y me sentí otra vez valiente.

La lactancia ha sido una dimensión en la que me he encontrado fuerte y generosa. Me enteré de la donación de leche  en el Hospital 12 de Octubre y les envié un correo, cuando me contestaron me dio un susto en el estómago pero me alegré. Acto seguido fuimos los 3 (mi marido, Diego y yo) a que me hicieran los exámenes y me dieran las instrucciones. No vi a ningún bebé luchando por su vida porque el servicio está cubierto por cortinas para mantenerlos a oscuras, la mayoría está allí por ser “prematuros”, aún deberían estar dentro de su mamá, así que de esta manera lo simulan, pero no me hizo falta verlos para saber que son unos valientes.

leche materna

¿Cómo no ayudarles? A diario me extraigo un bibe, lo congelo y luego lo llevo al hospital. Los primeros meses este paseo era mi manera de recordar lo afortunados que éramos y “sobre la marcha” he reconocido algo que siempre ha estado en mí y no le había dado valor: la solidaridad. De hecho, estoy tratando de encaminar mi profesión en ese sentido y si hay algo que quisiera que tuviera Diego es sensibilidad por los demás, así que digamos que ya empezamos a transmitirle algunos valores que consideramos importantes.

En mi familia hubo dos “grandes prematuros” que no consiguieron vencer la cantidad de dificultades a las que se enfrentaron, lo viví de niña y eso, como muchas mas cosas salieron a flote con la maternidad. La primera vez que volví del hospital, llamé a mi tía, la mamá de esos prematuros y lloramos juntas. Sentí que alguien se sentía orgullosa de mi, algo que no me suele pasar tan a menudo y eso nos unió mucho más a pesar de que estamos a miles de kilómetros de distancia.

Ya ha pasado más de un año desde que llenamos los primero bibes, al principio siempre hablaba de eso porque me sentía tan feliz y orgullosa de lo que hacíamos, ya no lo hago tanto pues me cansé un poco de que me vieran como una “loca de la lactancia”, que sí, lo soy pero ya sólo lo grito a quien creo que le da valor.

En el medio tuvimos que ir a Caracas y allí también conseguimos donar y darnos cuenta que incluso cuando creemos que no tenemos nada para dar podemos  ser muy útiles.

En Madrid me dan los botes estirilizados para la recogida, en Caracas las donantes deben estirilzar ellas mismas botes que antes fueron de mayonesa, también usan los de la recogida de muestras de orina que venden en las farmacias (aunque no siempre se consiguen). En ambos países este tema necesita difusión, la tasas de lactancia exclusiva siguen siendo muy bajas y la donación adolece de desinformación e incluso soporta mitos como que las mujeres podemos descalcificarnos por extraernos leche adicional a la que toman nuestros hijos o que estamos regalando la leche que le corresponde a nuestros bebés y dejaremos de producir.

Nosotros, mi esposo, Diego yo (porque la lactancia es un tema de familia) recomendamos entrar en esta dimensión, con cada bote regalamos vida y nos llenamos de esperanza.

 

Si quieres saber cómo puedes hacer para donar clica en este enlace:  icon-arrow-right ¿Dónde puedo donar?

 

Helen López Vázquez

Círculos de Fuego

 

Johannes Ruiz

Autor de la publicación

Mamá de tres mosqueteros. Convencida de que el amor no malcría. Difundiendo la Crianza Positiva.

Hay 5 comentarios

  1. Publicado por lourdes Responder

    hola, que historia más bonita!! mi bebé tiene 1 año y aún mama, me gustaria saber si aún puedo donar o tiene que ser el bebé más pequeño por la composición de la leche que supongo que no será igual. Gracias

  2. Publicado por Nines Gonzalez Janariz Responder

    Enhorabuena por ser tan fuerte y generosa.
    A mí me encantaría donar e incluso me he informado pero donde vino no tienen este servicio que tanta falta hace.
    Todas las comunidades autónomas deberían tenerlo y darnos la oportunidad de hacer algo tan bonito e importante.
    Felicidades y adelante.
    Besos

  3. Publicado por Paloma Responder

    Para mi la experiencia de donar leche ha sido un fracaso 🙁 :

    mi primer hijo fue prematuro y al principio tenía que sacarme la leche para que se la dieran por sonda.Tenía tanta leche que al final en la uci me dijeron que no trajera más porque si no no tenían espacio para la de los otros prematuros, así que me interesé por la donación de leche materna (el congelador de casa también estaba bastante lleno) pero por entonces en España sólo había el banco de leche de Baleares, y empezaba el del hospital 12 de Octubre.
    Hablé con ambos y sólo recogían leche de donantes de la comunidad autónoma. Los de Baleares me derivaron al Vall d’hebron pero por entonces sólo estaba el servicio en proyecto.

    A los 17 meses desteté a mi hijo y 5 meses después de destetarle, empezó a funcionar el banco de leche materna de Cataluña…

    Me quedó el runrún de la donación, así que ahora con mi segundo hijo y un parto mucho mejor quise volver a intentar donar leche materna.
    En el hospital de Reus que es el que tengo más cercano en el que se recoge leche, me dijeron que no podía donar por tener hipotiroidismo (que me corrigen desde hace años con tiroxina).
    Hay muchas formas de “rechazar” a alguien, pero poco más o menos me trataron de apestada y salí de allí llorando y pensando que cómo me habían permitido amamantar a mis dos hijos si mi leche es tan perniciosa… La comadrona me tranquilizó diciendo que no pasa nada pero también quedó muy extrañada de la respuesta. Ya no sé si efectivamente no se puede o simplemente la que me atendió no tenía ni idea y por si acaso pues mejor te vas…

    Indagando por la red me encontré con éste interesantísimo artículo que explica como gestionan el banco de leche materna en Finlandia, donde ésta unidad funciona desde los años 50!!!! : http://deluteroatusbrazos.wordpress.com/2013/06/07/fisgoneando-en-un-hospital-suomi-3-en-el-banco-de-leche-humana/

    Allí, se puede donar perfectamente leche tomando medicación para el hipotiroidismo.
    En fin que, como no vivo en Finlandia sino en España, pues aquí me quedo con las ganas de colaborar pero sin haberlo conseguido 🙁

    • Publicado por yaiza Responder

      Ostras paloma…buscando información justo sobre eso me topo con tu comentario.
      A mi me paso justo lo misno hace un par de meses cuando llamè al banco de donación de Barcelona .
      Una chica muy amable, después de charlar un buen rato e informarme de todo me dijo y confirmó que con tratamiento para en hipotiroidismo no se podía donar 🙁 .

      Voy a leer ese articulo aunque será como el día y la noche .
      Tu lo has intentado pero no ha podido ser. No te martirices. Saludos

      Yaiza ( peluchin y sus papis)

  4. Publicado por yaiza Responder

    Ostras paloma…buscando información justo sobre eso me topo con tu comentario.
    A mi me paso justo lo misno hace un par de meses cuandonllamr al banco de donación de Barcelona .
    Una chica muy amable, después de charlar un buen rato e informarme de todo me dijo y confirmó que con tratamiento para en hipotiroidismo no se podía donar 🙁 .

    Voy a leer ese articulo aunque será como el día y la noche .
    Tu lo has intentado pero no ha podido ser. No te martirices. Saludos

Deja un comentario