Los hijos pertenecen a la vida

Este hermoso poema del escritor libanés Khalil Gibran nos hace reflexionar sobre nuestra relación con nuestros hijos y nuestro papel fundamental como baluartes de su estabilidad emocional y respeto por ellos antes de volar de nuestro lado al mundo, porque nuestros hijos no nos pertenecen, pertenecen a la vida y ésta les espera. Seamos pacíficos espectadores de su crecimiento, sin alharacas, con naturalidad, siendo suave brisa en su infancia, disfrutando cada segundo de estos primeros años en los que aún son un poco nuestros. Nuestra recompensa será la satisfacción de haber cumplido nuestra misión con responsabilidad y profundo amor.

el árbol de la vida hijos maternidad
Foto: Raquel Franco

 

Tus hijos no son tus hijos,
son hijos e hijas de la vida
deseosa de sí misma.

No vienen de ti, sino a través de ti,
y aunque estén contigo,
no te pertenecen.

Puedes darles tu amor,
pero no tus pensamientos, pues,
ellos tienen sus propios pensamientos.

Puedes abrigar sus cuerpos,
pero no sus almas, porque ellas
viven en la casa de mañana,
que no puedes visitar,
ni siquiera en sueños.

Puedes esforzarte en ser como ellos,
pero no procures hacerlos semejantes a ti
porque la vida no retrocede
ni se detiene en el ayer.

Tú eres el arco del cual tus hijos,
como flechas vivas son lanzados.

la vida hijos maternidad
Foto: Raquel Franco

Deja que la inclinación,
en tu mano de arquero
sea para la felicidad,
pues aunque Él ama
la flecha que vuela,
ama de igual modo el arco estable.

 

Raquel Franco
Mimitos de Mamá

Johannes Ruiz

Autor de la publicación

Mamá de tres mosqueteros.
Convencida de que el amor no malcría. Difundiendo la Crianza Positiva.

Pedagoga, Coach de Familia & Inteligencia Emocional, Educadora de Disciplina Positiva para Padres y Profesores.

Deja un comentario