Hablando de pañales y bebés

Cuando estamos embarazadas vivimos uno de los momentos más bonitos de nuestras vidas, sentir las pataditas del bebé es una experiencia indescriptible. Es la manera más bonita y significativa que tenemos mamá y papá de comunicarnos con ese pequeñito ser que se está formando dentro de nuestra tripita. 

Cuando llega el tercer trimestre del embarazo y ya empieza la cuenta atrás para la cita más importante de nuestras vidas, empezamos a preparar todo lo necesario para nuestro bebé, y si bien es cierto que nos entran dudas en qué comprar y qué no comprar para el bebé, por mucho que nos planifiquemos siempre vamos a comprar cosas que al final no utilizaremos. Entre las cosas que comúnmente compramos tenemos: La bañera, el cambiador, mochilas de porteo, el cochecito del bebé, ropita, pañales, entre otras cosas. Es recomendable que a partir de la semana 34 tengas preparada la maleta (con tus cosas, las de papá y las del bebé) para llevar al hospital cuando te pongas de parto. Yo recuerdo que la preparé y día sí, día también miraba y miraba sus cositas y me imaginaba a mi bebé dentro de la ropita.

La cita a ciegas más importante de nuestras vidas:

El nacimiento del bebé es uno de los momentos más especiales que podamos experimentar. Esa cita a ciegas en la que nos encontramos con el amor de nuestras vidas. Es un momento de plenitud emocional. Con la llegada del bebé, comienza un proceso de adaptación y cambios para todos.

Y entonces comienzas nuestras primeras veces con él, y también nuestros primeros miedos de no saber si lo estamos haciendo bien o no. Al principio es normal que nos agobiemos al no saber por qué llora el bebé, no sabemos si tiene hambre, sueño, frío, calor… Hasta que nos vamos adaptando y vamos conociendo sus llantos que son la única forma de comunicación que tienen para hacernos saber que algo les pasa. A veces los bebés también lloran porque necesitan que le cambiemos el pañal porque se ha hecho caca o está muy orinado y se siente incómodo.

Hablando de pañales y bebés:

Cambiar los pañales es algo que parece fácil, pero cuando es la primera vez que nos toca cambiar un pañal no sabemos cómo hacerlo. Y tardamos algunos minutos en hacerlo. Luego ya nos volvemos expertos y batimos nuestro propio récord cambiando pañales.

pañales-y-bebes

También nos convertimos expertos en cacas… Y es que la caca de los bebés va cambiando según van creciendo y también es diferente cuando están malitos. Cambian de color, de textura y hasta de olor.

Generalmente, los primeros pañales que compramos son los que nos han recomendado y a veces genial, acertamos con la compra y al bebé le sientan bien. Pero otras veces no, todos los bebés son diferentes y algunos pañales pueden causarle irritaciones en su piel. Así que es importante que vayamos probando hasta que demos con el que mejor se adapte tanto a sus necesidades como a nuestra economía.

Recomendaciones para cambiar el pañal al bebé:

• No olvides cambiar el pañal al bebé siempre que lo necesite: Es importante para evitar irritaciones.
• Cada vez que el bebé haga caca es necesario que le cambies el pañal y le limpies bien.
• Si notas que el bebé tiene alguna reacción alérgica o sarpullido prueba a cambiar la marca de pañales que usa.
• Realiza los cambios en un ambiente en el que bebé pueda sentirse a gusto, que tenga una temperatura mayor a 22º para que no sienta frío.
• Recuerda: Si tienes un niño, limpia muy bien sus genitales, los pliegues de los muslos, por detrás de los testículos y el pene sin forzar la retracción del prepucio. Si tienes una niña, limpia siempre de delante atrás, para que no entren gérmenes del ano en su vagina.

Disfruta de cada etapa de tu bebé ¡crecen tan pero tan rápido! Y el tiempo no tiene vuelta atrás…

papa-pañales

Johannes Ruiz

Autor de la publicación

Mamá de tres mosqueteros. Convencida de que el amor no malcría. Difundiendo la Crianza Positiva.

Deja un comentario