Querida Mamá

Te hablo a ti, mujer…. a ti, mamá que tienes 1 hijo, seguramente 2, 3 o tal vez más. Querida Mamá:
 
Estamos en esta etapa de la vida en la que debemos de lidiar con estar exhaustas todo el tiempo, tanto física, como mental y emocionalmente.

En esta etapa de ser mamá, lidiamos con los primeros dientes, con infecciones de oídos, con virus estomacales. Estamos de malabaristas con horarios de siesta y horarios de comida y horarios de ballet y fútbol. Tenemos millones de pelotitas y probablemente sientes que se te están cayendo la mayoría.
 
En esta etapa de la vida lidiamos con la CULPABILIDAD. Culpable de trabajar y no tener tiempo suficiente con tus hijos, o culpable de quedarte con tus hijos y no trabajar y no contribuir económicamente en la casa. Culpabilidad de ser muy estricta, o de ser un barco a la deriva. Culpabilidad de que tu casa esté limpia pero ignoraste a tus hijos o de que los disfrutaste todo el día y tu esposo llega de trabajar y se encuentra con una casa sucia. De prestarle atención a todos tus hijos pero a ni uno. O prestar más atención a unos más que a otros. CULPABILIDAD, en fin.
 
En esta etapa de la vida hay que tomar miles de decisiones. Algunas inclusive que te cambian la vida, otras que no tanto. Ni una con una respuesta clara. ¿Vacunaré a mis hijos? ¿Será que mejor no los vacuno? ¿Los mando a este cole o a este otro? ¿Necesitan tutor? ¿Seguiré con la lactancia? ¿Clase de natación? ¿Gastaré más y compraré todo orgánico? ¿Obligo a mis hijos a saludar y dar besos aunque no quieran? ¿Los obligo a disculparse aunque la disculpa no sea sincera? … No sabes la respuesta concreta de NADA, pero tienes presión constante de definir y decidir TODO.
 
Esta etapa de la vida en la que tienes que poner esfuerzo y trabajo y la energía para que tu propio matrimonio este sano. Y eso es bueno pero también es difícil. En este punto tú o alguien que conoces ha tenido problemas de infertilidad. Abortos. Algunos perdidas de hijos. En esta etapa perdemos abuelos y padres.
 
Es una etapa en la que compras casa, vendes casa, construyes o alquilas casa o te mudas. Y lo vuelves a hacer después de unos años.
 
Es una etapa en la que las hormonas están locas. Has estado embarazada o posparto o lactando en los últimos años.
 
Es una etapa en la que no sabes quien eres. ¿Será que solo eso soy una mamá? Hay algo mas dentro de mí que no sea una mamá? ¿Será que pude haber hecho algo mejor o más glamoroso con mi vida? ¿Me veo como una mamá ahora?…Seguro que sí.
 
Es una etapa en la que vivimos en búsqueda del balance, pero nunca lo encontramos.
 
Es una etapa en la que lidiamos con más de lo que podemos. CONSTANTEMENTE hay miles de preguntas, tus hijos nunca terminan de preguntar, alguien quiere que lo cargues o que lo abraces. Todo el tiempo hay alguien “jalándote”. Siempre tienes más cosas pendientes de las que puedes hacer. Hay demasiado. Nunca acaba. Siempre estás acosada con angustias. Realmente siempre hay alguna cosa en tu mente. ¿Será que mis hijos tienen muchos juguetes? ¿Será que tienen muchas actividades? ¿Tú tienes muchas actividades? Todo el tiempo estás pensando en cosas. (Hasta piensas como hacer para no estar tan complicada, y no estar pensando tanto en todo)
 
Es difícil.
 
¿Qué necesitas hacer?
 
Necesitas pedir AYUDA.
 
Necesitas ACEPTAR ser AYUDADA.
 
No pongas tu matrimonio en ultimo plano. Necesitas acostar a tus hijos temprano. Sentarte un rato con una copa de vino con tu marido, conversar, y reírte.
 
Necesitas AMIGAS.
 
Necesitas a tu MAMÁ.
 
NECESITAS mujeres como tú que han pasado por lo que pasas. Que te digan que NO LO ESTÁS HACIENDO TAN MAL COMO CREES.
 
Necesitas no sentirte mal por usar el tiempo de siesta de tus hijos para hacer LO QUE TE DE LA GANA.
 
Necesitas bajar tus expectativas…. Después, probablemente bajarlas un poco mas.
 
Necesitas simplificar. Simplificar cada parte de tu vida, lo más que puedas simplificar.
 
Necesitas aprender a decir que “NO”.
 
Necesitas estar bien dejando a tus hijos con alguien y poderte ir a algún lugar. ¡Al que sea!.
 
Necesitas hacer algo que te guste todos los días aunque sea por 15 minutos.
 
Necesitas estar contigo misma.
 
Necesitas un café que disfrutes, una copa de vino, un largo baño (aunque sea de 10 minutos) pero que lo disfrutes.
 
Finalmente, y probablemente más importante que todo, tienes que acordarte de que esta etapa es bella igual. Es la etapa en la que cada persona mayor que te dice “lo vas a extrañar” y además sabes que tienen razón.
 
Esta es la etapa en la que tus hijos te van a querer más que NUNCA del resto de tu vida. Es la etapa en la que caben perfectamente arriba de tus piernas para que los abraces… Y además QUIEREN que los abraces. Es la etapa en la que los problemas SON infecciones de oído y viruses del estómago, todavía no tienes que lidiar con corazones rotos, bullying o adicciones.
 
Es la etapa en la que aprendes a querer a tu esposo de una manera diferente….más difícil…. Mejor. Es la etapa en la que aprenden juntos, a estirar, ser menos egoístas y verdaderamente ser UN matrimonio. Es la etapa en la que ves Navidad Halloween, Pascua y Reyes desde los ojos de tus hijos ¡y es mucho más divertido y mágico que verlo sólo con tus ojos!.
 
Es la etapa en la que ves a tus papás ser abuelos, y ver lo buenos abuelos que son. Es la etapa que está llena de excursiones, fiestas infantiles, disfraces, clases de natación, baños de burbujas, el ratón de los dientes, los primeros pasos, las primeras veces. Y todo eso es muy divertido. Es la etapa en la que estás lo suficientemente joven para que te puedas divertir y lo suficientemente grande para haber adquirido algo de sabiduría. Es una etapa MARAVILLOSA.
 
Debemos disfrutarla, si. Pero ¡qué difícil es!
 
Texto Hayley Hengst

Johannes Ruiz

Autor de la publicación

Mamá de tres mosqueteros. Convencida de que el amor no malcría. Difundiendo la Crianza Positiva. Pedagoga, Coach de Familia & Inteligencia Emocional, Educadora de Disciplina Positiva para Padres y Profesores.

There are 4 Comments

  1. Publicado por Ariel Pop Responder

    Pero qué bonito y qué falta me hacía leer algo así hoy!

  2. Publicado por Rosa Rincón Rodriguez Responder

    Todo, todo… es así, qué verdad más grande, y que bien expresado. Así, te sientes.

  3. Publicado por Rosa Rincón Rodriguez Responder

    Todo, todo… es así, qué verdad más grande, y que bien expresado. Así, te sientes.

  4. Publicado por Isabel Responder

    Lo que escribes además de ser cierto es precioso.
    Al leer esta entrada te sientes más comprendida, menos loca, menos sola.
    Me identifico en todo lo que dices y me toca el corazón saber que es cierto que es la etapa en las que más te van a querer y necesitar y por supuesto la que, paradójico pero cierto, menos problemas vamos a tener.
    Gracias por escribir esto.

Deja un comentario