Tener hijos es un regalo

Dale a tus hijos el mejor nacimiento que puedas. No el que quiera el sistema. Y lucha para darles la mejor bienvenida. Nacerán una sola vez en la vida, y merece ser una fiesta.

Tomarán teta hasta que tengan ganas. Nunca será mucho. Un día, aunque no hagas nada, ellos solitos se destetarán. Lo prometo.

Da igual si usan calcetines o no, si usas sacaleches manual o eléctrico, si sigues la línea Pikler, Montessori, Waldorf o si asisten al colegio que te quede cerca. Funcionará aquello en lo que creas, de lo cual estés convencida y que le transmitas con amor. Todas las teorías tienen algo que sirve y algo que no. Toma de cada una lo que mejor te resuene y respeta el resto con el que no estés de acuerdo.

La teta, el biberón, los pañales, el chupete, no se les sacan. Los dejan cuando están maduros. Ese día llega. Te lo aseguro. Apurar ese proceso sólo complica las cosas y frustra a padres y a hijos.

Duerme con ellos si te gusta, y si ellos quieren. No te pierdas esa experiencia que dura tan poquito. No hay ni un solo estudio que diga que por eso serán dependientes, o perversos, o que les hace daño. Ni uno solo. Cuando estén listos, se irán de la cama de mamá y papá y no habrá forma de hacerlos volver.

Ni te molestes en enseñarles hablándoles. Harán muy poco de lo que les digas, pero en cambio repetirán todo lo que te vean hacer. Sobre todo las cosas que no quisieras que repitan. Sé un buen ejemplo. Si quieres que tus hijos sean sociables, invita a tus amigos a casa. Si quieres hijos deportistas, haz deporte. Si quieres que sean felices, sé feliz. No les digas cómo tienen que hacerlo. Aprenden con tu ejemplo.

Tus hijos escuchan y ven todo. Lo saben todo. Si estás triste, compártelo con ellos. No sirve de nada ocultarles la verdad: las mascotas mueren, los abuelos enferman, el dinero a veces no alcanza y los adultos discutimos mucho. Y ellos viven contigo: Lo sienten y lo saben, aunque sean pequeños y no puedan ponerlo en palabras.

Un día tendrán ganas de comer con los cubiertos, de sentarse correctamente a la mesa, de terminar todo el plato. Hasta entonces, comerán con las manos, ensuciarán alrededor, se levantarán muchas veces y dejarán comida. Comer no es una lucha ni es necesario distraerlos con avioncitos. Cuando un niño tiene hambre, come. Y cuando estar en la mesa es interesante, y ellos están maduros, se quedan sentados. Hasta entonces, bocaditos pequeños que puedan tomar con sus propias manos y permitirles deambular funciona de maravillas.

Mucho, muchísimo antes de tú como mamá o papá estés listo, ellos querrán volar por sí solos. La infancia no dura para siempre, la adolescencia tampoco. No te pierdas un solo momento de su vida. Nada es tan importante.

Tener hijos es un regalo. Criarlos es un privilegio que tenemos durante un puñado de años. No es necesario hacerlo tan solemne: diviértete, tírate al piso con ellos, y no te pierdas ni un minuto de sus vidas. Ojalá estés presente en cada recuerdo de tus hijos.

Depende solamente de ti.

María Cavanna

Johannes Ruiz

Autor de la publicación

Mamá de tres mosqueteros. Convencida de que el amor no malcría. Difundiendo la Crianza Positiva. Pedagoga, Coach de Familia & Inteligencia Emocional, Educadora de Disciplina Positiva para Padres y Profesores.

There are 3 Comments

  1. Publicado por Sintiendo sus paginas Responder

    Me ha encantado tu reflexión. La verdad es que todavía no soy madre, pero ya empiezo a darme cuenta de lo valioso que es tener un hijo. Estoy deseando vivir esa experiencia e intentar disfrutarla al máximo y dar lo mejor de mí.

    Gracias por los consejos.
    Besos

  2. Publicado por redes Responder

    Hola!!
    Me encanta como redactas el disfrutar de tus hijos.
    No cole, casa, actividades, ordenador y/o juegos…
    Me quedo con estas palabras tan bonitas Tener hijos es un regalo. Criarlos es un privilegio que tenemos durante un puñado de años. No es necesario hacerlo tan solemne: diviértete, tírate al piso con ellos, y no te pierdas ni un minuto de sus vidas. Ojalá estés presente en cada recuerdo de tus hijos.
    Depende solamente de ti
    Gracias por compartir
    Un saludo 🙂

  3. Publicado por Ali Responder

    Yo por desgracia no soy mamá, por lo que no puedo entender todo lo que nos explicas. Pero decidí no ser mamá por decisión propia. Quizás algún día me arrepienta, pero como todavía puede caer, que edad tengo, me encanta ver como tratas a los niños de una forma tan natural. Si, la palabra adecuada es natural.
    B7s

Deja un comentario