Disciplina Positiva: Educar con amor y firmeza

La Disciplina Positiva es una filosofía de vida que, a diferencia de otros estilos de educación se basa en el respeto mutuo, y tiene en cuenta tanto las necesidades de los niños como las necesidades de adultos.

Debo confesar que desde que la conocí me atrapó totalmente. Encajaba a la perfección con el estilo de educación y crianza con la que quiero que crezcan los niños. Por ello, cuando tuve la oportunidad, no dudé en formarme como Facilitadora de Disciplina Positiva para Padres para de esta manera poder difundirla todo lo que esté a mi alcance.

Una vez finalizada la formación, junto con mi compañera Ana Fernández, iniciamos un bonito proyecto para difundir la importancia de Educar con Disciplina Positiva. Así, ha nacido Criar en Positivo, un rinconcito donde donde podrás encontrar formas respetuosas para educar a tus hijos.

Disciplina Positiva

Este modelo educativo tiene sus orígenes en los años 20 y se basa en la filosofía de los psicólogos Alfred Adlery Rudolf Dreikurs, sin embargo,  a partir de los años 80 Jane Nelsen y Lynn Lott  han fundado la asociáción de Disciplinan Positiva Positive Discipline Association y con ella, poco a poco se ha ido acercando esta filosofía a padres y profesores.

Es cierto que a veces la palabra disciplina nos hace sentir rechazo por las connotaciones negativas que puede implicar, sin embargo, queremos aclarar que la palabra disciplina viene del latín  “disciplini o discipulus” que significa “seguidor de la verdad” o “enseñar”.

Con Disciplina Positiva enseñamos, educamos, preparamos, entrenamos,  construimos habilidades y nos centramos en soluciones de forma respetuosa.

Si  sólo se cubren las necesidades de niños o de adultos pero no ambas, la balanza siempre estará inclinada hacia un lado, lo que hace que no haya equilibrio, que es lo que beneficia una buena relación y surjan distintos tipos de problemas en crianza y educación.

  • Si nos olvidamos de las necesidades de los adultos, fomentamos la dependencia y falta de valentía.

  • Si nos olvidamos de las necesidades de los niños fomentamos la sumisión, el miedo y la rebeldía.

que es la disciplina positiva

Educar con Disciplina Positiva

Con Disciplina Positiva podemos lograr el equilibrio que nos permite llevar el día a día aprendiendo, motivando y disfrutando de nuestra familia.

Criando en positivo conseguimos ser firmes y amables al mismo tiempo.

El objetivo de la Disciplina Positiva, es llegar a tener niños con buena salud emocional, buena autoestima, independientes, capaces, libres y felices. Niños que sepan dar solución a los problemas que la vida les puede ofrecer, sin culpabilidades por cometer errores, que sepan que de los errores se aprende. Niños que sepan aprovechar la oportunidad que supone equivocarse para mejorar sin sentir culpa, ni necesidad de autocastigarse.

Con Disciplina Positiva aprendemos a escuchar a nuestros hijos antes de actuar. Comprendemos lo que sienten y solucionamos sin necesidad de premios ni castigos. No se buscan culpables, se buscan soluciones. Olvidándonos de la perfección y aprendiendo de nuestros errores sin culpabilizarse.

Criamos  y educamos niños con habilidades resolutivas que a lo largo de su vida les proporcionarán los recursos que necesitan para desenvolverse ante las distintas situaciones que la vida nos aporta.

Damos la oportunidad a nuestros hijos de equivocarse sin sobreprotegerlos. Les hacemos sentir capaces de su valía dejando que desarrollen todas sus habilidades y recursos.  Si se equivocan estamos a su lado para acompañarles y apoyarles sin reproches.

Es una educación y crianza a largo plazo. Como padres dejamos el querer cambiar a nuestros hijos y enfocamos el cambio en nosotros mismos.

Nos olvidamos de querer controlarlos para dejarles a ellos tomar el control de sus vidas. Dejamos que vivan su propia vida. Siempre estamos a su lado pero permitiendo que sean los líderes de su vida. Les mostramos con nuestro comportamiento a ser personas proactivas y no reactivas. Siempre vamos en busca de soluciones.

La disciplina positiva ofrece herramientas distintas al modelo educativo “tradicional”.  Herramientas que con la práctica y la constancia nos acercan, nos conectan y nos unen a nuestros hijos.

Una de las preguntas que se hace Jane Nelsen y que debemos tener siempre presente es:

“¿De dónde hemos sacado la loca idea de que para que un niño se porte bien primero tenemos que hacerle sentir mal?”

Criterios de la Disciplina Positiva

  1. Ayuda a los niños a tener sentido de conexión (pertenencia e importancia).
  2. Es amable pero firme a la vez (respetuoso y estimulante).
  3. Es efectiva a largo plazo (el castigo funciona a corto plazo pero tiene resultados negativos a largo plazo).
  4. Enseña habilidades sociales y de vida que son valiosas para formar un carácter íntegro (respeto, preocupación por los demás, resolución de problemas, cooperación).
  5. Invita a los niños a descubrir lo capaces que son (estímula el uso constructivo del poder personal y de la autonomía).

Si lo que hasta ahora has intentado en cuanto a la educación de tus hijos no te funciona, la Disciplina Positiva  es la opción más respetuosa y que más beneficios a largo plazo aportará a tus hijos y a ti.

¿Te apuntas a educar con respeto mutuo? Síguenos en facebook

Johannes Ruiz

Autor de la publicación

Mamá de tres mosqueteros. Convencida de que el amor no malcría. Difundiendo la Crianza Positiva.

Hay 2 comentarios

  1. Publicado por María José Responder

    Muchas gracias por todos estos consejos. Muchas veces es difícil encontrar el equilibrio adecuado y educar bien a los niños es algo que requiere de mucho tiempo, esfuerzo y cariño.

    Poco a poco se va aprendiendo a ser mejores padres 🙂

    • Johannes Ruiz
      Publicado por Johannes Ruiz Responder

      Es cierto, no es nada fácil ser padres. Como bien dices, poco a poco, pasito a pasito… iréis consiguiendo una buena relación padres – hijos.
      Te abrazo

Deja un comentario