Odontofobia: Superando el miedo al odontopediatra

La Odontofobia, conocida como el pánico a enfrentarse cara a cara con el profesional de la Odontología, se corresponde con una de las fobias actualmente reconocidas por la Organización Mundial de la Salud, y que afecta el comportamiento en la consulta de un gran porcentaje de nuestros niños.

miedo al dentista

Superando el Miedo al Odontopediatra en 8 Pasos

Es muy común observar la manera como esta fobia o miedo es infundado en su mayoría por los comentarios y actitudes de padres, amigos y familiares, los cuales, basados o no en sus propias experiencias ante la visita al Odontólogo, transmiten inseguridades y temores al niño que sólo repercuten de manera negativa ante cualquier estrategia que se utilice para la incorporación del niño a la consulta y la realización del tratamiento que le sea indicado. Este miedo se ve exacerbado cuando la visita al Odontopediatra es ofrecida al niño como un castigo o amenaza por su mal comportamiento, utilizando un lenguaje poco alentador, como por ejemplo: “Si no te portas bien, te llevo al Odontopediatra para que te pinche”, “Te voy a llevar al Odontopediatra para que te saque una muelita y te inyecte y eso te va a doler”, “Si te portas mal, el Odontopediatra te va a pinchar con una aguja bien grande”. Así como estas frases, muchas otras son lastimosamente enunciadas por los padres, basadas en sus propios temores, para referirse a la labor y a lo que el niño supuestamente experimentará en su primera consulta Odontológica generando en el niño un cúmulo de sensaciones y sentimientos mediados por la ansiedad, la angustia, el stress emocional, el miedo y el temor, ante una situación a la que ni siquiera se le ha dado la oportunidad de vivir por sí mismo.

Es por ello, que los invito a dar estos pequeños pero firmes y sólidos pasos para que nuestros niños superen todos estos sentimientos y temores y motivarlos a asistir con entusiasmo y disfrutar con alegría de su primera y sucesivas visitas al Odontopediatra:

  • Paso 1: Llevar al niño a su Primera Consulta a más tardar antes que cumpla su Primer Año de edad y convertirlo en un HÁBITO

Este es el paso más importante y el que marcará la pauta para todos los demás. Es muy importante que esta primera visita al Odontopediatra se realice en edades tempranas y que sea de manera PREVENTIVA, es decir, que no se tenga que esperar la presencia de un Dolor o Molestia para llevarlo; sino que éste primer contacto motive e invite a visitas sucesivas y periódicas de control en las que el niño se vaya familiarizando tanto con el Profesional como con el ambiente del consultorio odontológico.

  • Paso 2: Evitar expresiones en las que se induzcan sensaciones negativas que inciten al Miedo.

A pesar de que papi y mami, amigos o familiares hayan tenido experiencias poco agradables, dolorosas o traumáticas ante la visita odontológica, esto no debe ser expresado ni transmitido al niño de ninguna manera; en su lugar, se debe utilizar un lenguaje no sólo acorde a la edad del niño, sino totalmente positivo y evitando en todo momento mencionar las palabras “dolor”, “pinchar”, “aguja” o “inyección”.

miedo al dentista

  • Paso 3: No mentir al niño acerca del Tratamiento Odontológico que va a recibir.

Este paso es sumamente importante ya que aumenta en el niño la ansiedad y crea falsas expectativas ante el tratamiento que va a recibir. Por ejemplo: Decirle que no le van a hacer nada o que no lo van a inyectar cuando realmente puede ser que lo requiera, provoca la pérdida inmediata de la confianza en el Odontopediatra y en sus padres; lo que dificulta enormemente el proceso de Adaptación a la Consulta y al Tratamiento a realizar.

  • Paso 4:  Procura llevar al niño con un Especialista en Odontopediatría

El Odontopediatra es el profesional preparado académicamente para su atención y cuyo consultorio seguramente está preparado y ambientado para el disfrute y distracción de los niños.

dentista y niños

  • Paso 5:  Si tienes varios hijos, llévalos juntos a consulta y que los más pequeños entren mientras tratan a los mayores.

Recordemos que nuestros niños aprenden mucho por imitación; lo cual podemos potenciar procurando que observen el buen comportamiento de sus hermanos más grandes e incluso el de sus mismos padres, si los llevamos a que nos acompañen a nuestras consultas.

  • Paso 6:  Motívalos a jugar al Odontopediatra en casa.

Muy bien conocidas son las ventajas del aprendizaje a través del juego, ya que le imprimen mucha diversión y entretenimiento que luego se traducirá en un comportamiento totalmente positivo y sin temores en la consulta.

  • Paso 7: Ni castigo ni amenazas, ni recompensas.

Nunca ofrezcas a tu hijo la visita al Odontopediatra como parte de un castigo ni mucho menos como una amenaza; tampoco como intercambio por juguetes o premios costosos. Esta visita es para mantener y mejorar su salud general y bucal y ese es el mayor beneficio y premio que puede obtener.

  • Paso 8: Refuerzos positivos.

Reforzar positivamente la conducta del niño antes, durante y al finalizar la consulta haciéndole saber lo orgullosos que nos sentimos por su valentía, entusiasmo y buen comportamiento a través de nuestras palabras, gestos y abrazos.

odontologo infantil

Od. Joscarlyn Soto Grillet

Especialista en Odontopediatría

R2 Master Cirugía Bucal

Johannes Ruiz

Autor de la publicación

Madre de familia numerosa. Neuropedagoga, certificada en Disciplina Positiva para Padres y Profesores. Autora del Libro "El amor no malcría".

Deja un comentario