¿Qué es la Preeclampsia?

¿Qué es la preeclampsia?

La preeclampsia es una condición que se da solamente durante el embarazo. Algunos síntomas de preeclampsia pueden incluir la hipertensión arterial (más de 140/90) y aparición de proteína en la orina.
La preeclampsia puede ocurrir en cualquier momento del embarazo, durante el parto y hasta seis semanas postparto, aunque es más común durante el último trimestre de embarazo y muchas veces se resuelve dentro de las 48 horas después del nacimiento del bebé.

La preeclampsia puede desarrollarse de forma gradual o presentarse de forma muy repentina, a veces empeorando rápidamente dentro de algunas horas aún cuando los signos y síntomas no se detectan durante semanas o meses.. Según la Preeclampsia Foundation, entre un 5 y un 8% de las mujeres embarazadas la padecen.

La preeclampsia es una condición que ocurre únicamente en los embarazos humanos. Se diagnostica en la madre al presentarse una presión arterial elevada, así como la presencia de proteínas en la orina. Usualmente este trastorno ocurre en la etapa posterior a la vigésima semana de gestación. Algunos síntomas importantes que indican la presencia de esta enfermedad incluyen el dolor de cabeza, dolor abdominal, dificultad respiratoria, sensación de ardor detrás del esternón, náuseas, vómito, confusión mental, sensación creciente de ansiedad y cambios en la visión tales como sensibilidad excesiva a la luz, visión borrosa, sensación de destellos intermitentes o auras.

Preeclampsia Foundation (2018)

Tengo preeclampsia ¿debo preocuparme? La mayoría de las mujeres con preeclampsia tienen bebés sanos y se recuperan plenamente. Sin embargo, un porcentaje de estas mujeres enfrentan complicaciones, algunas de las cuales pueden poner en riesgo tanto la vida de la madre como la del bebé. En ocasiones se presenta en forma leve, sin embargo, la preeclampsia se puede convertir en una condición severa muy rápidamente. 

La preeclampsia y otros trastornos hipertensivos del embarazo pueden ser enfermedades devastadoras y empeoran cuando se retrasa el diagnóstico o tratamiento, lo que conduce a consecuencias muy graves y hasta mortales para las mujeres y sus bebés antes, durante y después del nacimiento. Por ello, es recomendable acudir al médico si observas algún síntoma de esta enfermedad.

Cuando la preeclampsia empieza a manifestarse, la madre y su bebé deben ser monitoreados de cerca.  No hay forma de revertirla y se debe analizar constantemente, balanceando la salud de la madre y la de su bebé. En algunas circunstancias, es necesario el nacimiento inmediato del bebé, sin tomar en cuenta su edad gestacional, para salvar su vida o la de la madre.

¿Cuáles son los síntomas de la preeclampsia?

Se manifiesta con hipertensión arterial, retención de líquidos (edemas) y proteínas en la orina (proteinuria) y puede ser leve, moderada o severa, esto depende de las cifras de presión arterial y de la pérdida de proteínas en la orina. Esta enfermedad se soluciona con el nacimiento del bebé, que deberá programarse basándose en la edad gestacional y en el estado de salud materno-fetal.

Entre los principales síntomas se encuentran:

  1. Presión arterial alta, más de 140/90
  2. Náuseas
  3. Aumento repentino de peso, más de 1½ kg a la semana
  4. Presencia proteína en la orina
  5. Dificultad para orinar
  6. Manos, pies, tobillos y cara hinchados
  7. Visión borrosa
  8. Mareos y dolor constante de cabeza
  9. Dolor en la parte derecha del abdomen y hombro derecho
  10. Poco crecimiento y bajo peso del feto para su edad gestacional

La preeclampsia es una enfermedad de cuidado, ya que puede afectar a la placenta, los riñones, el hígado y el cerebro. Puede llevar tanto a la eclampsia como al síndrome HELLP.

¿Qué es la eclampsia?

Como os contaba, la eclampsia es una complicación muy seria de la preeclampsia y se caracteriza por una o más convulsiones durante el embarazo o el período postparto. En los países desarrollados la eclampsia es poco común y normalmente se controla si se recibe el tratamiento apropiado de forma inmediata. Sin tratamiento, las convulsiones eclámpticas pueden resultar en un coma, daño cerebral y hasta la muerte de la madre o su bebé.

Las convulsiones eclámpticas normalmente se presentan como una complicación de las etapas más avanzadas de la preeclampsia severa, sin embargo también se pueden presentar sin signos previos de la propia enfermedad.

¿Qué es el síndrome HELLP?

HELLP significa, por sus siglas en inglés: Hemólisis, enzimas hepáticas elevadas y recuento bajo de plaquetas (Hemolysis, Elevated Liver enzymes and Lowered Platelets). Este síndrome es una de las formas más severas de la preeclampsia y ocurre entre un 5% y hasta un 12% de todas las pacientes que la padecen.

Puede ocasionar alteraciones muy severas del hígado de la madre, la destrucción de sus células rojas y un recuento bajo de plaquetas. El síndrome HELLP al principio se puede confundir con la influenza o con problemas de la vesícula biliar ya que las molestias son parecidas.

¿Cuál es el tratamiento para la preeclampsia?

La cura para la preeclampsia es el parto ya que se debe a problemas relacionados con la placenta, aunque en ocasiones, vigilada muy de cerca por el médico puede aliviarse. 

Si se trata de un caso leve se aconseja reposo, beber mucha agua y controlar la dieta. Si con esto no se consigue bajar la presión arterial puede ser que el médico recete algún fármaco.

En los casos más severos de preeclampsia se requiere hospitalización, dónde se vigilará muy de cerca tanto la salud de la madre como la del bebé, y se administrarán medicamentos para bajar la tensión y para ayudar a la maduración pulmonar del feto por si fuese necesario hacer una cesárea de urgencia.

En la mayoría de los casos, la preeclampsia se manifiesta de manera leve a partir de la semana 37 y tanto las futuras mamis como el bebé evolucionan favorablemente con un tratamiento adecuado.

Johannes Ruiz

Autor de la publicación

Mamá de tres mosqueteros. Convencida de que el amor no malcría. Difundiendo la Crianza Positiva. Pedagoga, Coach de Familia & Inteligencia Emocional, Educadora de Disciplina Positiva para Padres y Profesores.

There are 14 Comments

  1. Publicado por Diana Responder

    Tuve preeclampsia, estuve en la uvi, 10 dias hospitalizada después de una cesárea de urgencia. No me la detectaron a pesar de mi hinchazón casi en todo el cuerpo. A mis 36 semanas no podía ni caminar, sentía un pinchazo en la ingle, fui a urgencias varias veces y me enviaban a casa, el único síntoma fuera de lo normal que sentí el dia que me hospitalizaron de urgencia fue mucha tristeza, lloraba sin motivo y la tensión muy alta y hablo de tension 190/100. Ni vómito ni ningún otro sintoma. Mi consejo para las futuras mamis que puedan tener una pequeña duda es tomar la tensión, tenerla controlada y no dudar de la intuición. Eso me salvo a mi y mi hermosa princesa. A mi niña le administraron la medicación para la maduración pulmonar, es una niña con 3 años muy sana. Un saludo 🙂

  2. Publicado por Mimitos en el caos Responder

    Yo sufrí de colestasis gestacional… y hubo un día que me hicieron las pruebas para la preeclampsia… casi me da algo… menos mal, que fue solo una falsa alarma xD

  3. Publicado por Mami Trainer Responder

    Gracias por el artículo, es importante estar informadas , ahora que ya estoy en la semana 32 estoy algo más tranquila, pero la verdad que siempre existe el miedo a desarrollar esta afección… Hay que tener muy en cuenta los signos de alarma!!

  4. Publicado por Cuestion de madres Responder

    Se perfectamente lo que es la preeclampsia porque la tuve con mi mayor. Estuvimos muy controlados en la recta final del embarazo y al final me tuvieron que provocar el parto antes de tiempo porque se complicó la cosa. Por suerte, la cosa fue muy bien y los dos salimos del quirófano en perfecto estado. Con el segundo embarazo me subió la tensión al principio y me volvieron a llevar por alto riesgo pero fue una cosa puntual y no se repitió la historia

  5. Publicado por Milagros Responder

    No lo tenía por enterado , de verdad que no lo pasé por el embarazo , ojalá que en el futuro tampoco me dé 😥 pero genial tu post y la explicación que nos das y así estar un poquito más informadas

  6. Publicado por Las pruebas de Laura Responder

    Hola!! Joe la verdad que nos has dado una información super detallada, pero hasta asusta, sobretodo cuando he leído convulsiones, así que un buen control para ver que está todo en orden. Yo tuve suerte y no la tuve, pero es cierto que hay mamis que la padecen. Le pasaré este artículo a un par de amigas que están embarazadas, toda información es poca, gracias!!
    Besos.

  7. Publicado por Carmen BelGar Responder

    Hola.
    La verdad que conozco casos pero no sabía el nombre ni el riesgo que corrian madres y bebés. Me parece una entrada muy interesante y que debemos tener en cuenta por si algún momento de nuestras vidas nos quedamos embarazadas y podamos tener estos síntomas. Gracias por toda la información.
    Un beso.

  8. Publicado por 30 y... y mamá Responder

    Qué miedo!!! La verdad es que es una cosa muy seria y muy grave!!! Espero no tener Nunca que encontrarme cara a cara con esto. Yo de momento tengo la tensión baja en este embarazo y espero que siga así

  9. Publicado por abbie Responder

    Definitivamente no estoy embarazada ni creo que lo esté en mucho tiempo pero nunca había escuchado hablar de la preeclampsia. Sí, escuche sobre la retención de liquidos pero no pensé en que se produjera una enfermedad que podría perdurar a lo largo del tiempo y de una manera tan acusada. El mayor miedo que tngo al quedarme embarazada es sufrir alguna de las enfermedades descritas

  10. Publicado por Ali Responder

    Nunca te acostarás sin saber una cosa más, y es que supongo que al no haber tenido ningún embarazo, pues nunca había oído de esta enfermedad. Pero jolin, hay que saber de todo hoy en día para cuidarse durante, o sin, embarazo.
    Espero que ayudes a muchas mamis, a mi por lo menos me han enseñado algo nuevo.
    B7s

  11. Publicado por Vero de La Opinión de Mamá Responder

    Muchas veces pienso que lo que tuvo mi madre con mi hermano y que casi se los lleva al otro barrio, fue preclampsia… Pero en aquella época o no se sabía o no se controlaba o no sé…
    Le voy a leer el post a mi madre…
    Gracias por tanta información.

  12. Publicado por Mi meta, tu salud. Carolina Responder

    ¡Hola!
    Una vez más que me paso por aquí, sé lo que es, en este caso la preeclampsia, por haberlo estudiado, es decir, por temas puramente profesionales.
    Es bueno que nos acerquemos más a esos temas a nivel de usuarios y que se den a conocer, porque sin duda, la información siempre va a ser nuestra mejor arma, porque hoy en día existen falsas creencias por culpa del desconocimiento total.
    Felicidades peor el artículo.
    Besotes

  13. Publicado por Mis chic@s y yo Responder

    La verdad es que algo conocía sobre preeclampsia porque las veces que he estado embarazada me he empapado de lo habido y por haber relacionado con el embarazo. Es algo que se ha de tener presente que puede ocurrir, por ello son tan importantes las revisiones periódicas. Un post muy completo y gracias por ayudar a difundir esta información que todo el mundo debería tener en cuenta.

  14. Publicado por Mami Reciente Cuenta Responder

    Durante el embarazo de la peque me tuvieron muy controlada. Debido a mi alto peso y tensión alta, mi médico me dijo que prefería vigilarme de cerca. Finalmente no tuve, pero estuve informándome de ello.

    Creo que es importante estar bien informado y tu post es muy recomendable

Deja un comentario