Yoga y embarazo

Antes de salir embarazada seguro que eras una mujer muy activa, y ahora que llevas a tu hijo en tu vientre has bajado tu ritmo de vida tal vez por miedo, tal vez por malestar y/o probablemente porque te sientes más cansada. Sin embargo, si eres como la mayoría de las mujeres de este siglo, estar inactiva no te hace completamente feliz… sientes que necesitas hacer algo, porque eso de pasar 9 meses solo esperando el gran día, definitivamente, no va contigo.

Yoga y Embarazo

El embarazo es sin duda una experiencia diferente y personal para cada mujer. Durante 9 meses experimentamos cambios físicos, hormonales, psicológicos y emocionales de una forma tan rápida que prácticamente no nos da tiempo a adaptarnos a ellos.

En este sentido, la práctica del yoga puede ayudarnos como futuras mamás a ser más conscientes de todos esos cambios que experimentamos. Nos ayuda a comprenderlos y a vivirlos plenamente.

 

Una de las actividades físicas más recomendadas durante el embarazo es el yoga, la técnica ancestral originaria de India, que sirve para equilibrar el cuerpo, la mente y el espíritu mediante la adopción de posturas, la concentración, la respiración y la meditación. 

¿Cómo me conecta el Yoga Prenatal con mi bebé?

Practicar yoga tiene infinidad de beneficios y cuando estás embarazada, éstos se extienden a tu bebé, porque si tú estás bien, él también lo estará. Isabel Dubuc, (Psicóloga, Instructora de Yoga prenatal, mamá, bebé y familiar) nos cuenta algunas de las virtudes de esta disciplina:

Te mantiene en forma. La mayoría de mis alumnas, que además de hacer yoga al menos una vez a la semana y cuidan su alimentación, hace embarazos de “pura barriga”, es decir, tienden a no engordar demasiado y a no retener tanto líquido, causante de inflamaciones en la cara, los brazos y las piernas.

Te aporta energía y bienestar. Por lo general, llega un momento en el embarazo en el que dormir se hace difícil, esto lleva a que pases todo el día con mucho cansancio. El yoga te ayuda a descansar mejor, porque practicamos posiciones para conciliar el sueño, te ayuda a desprenderte de la ansiedad y a aprovechar el día para dedicarte a otras cosas con entusiasmo.

Previene y disminuye los achaques del embarazo. Me encanta cuando mis alumnas me comentan que luego de la práctica ya no sintieron más calambres nocturnos o se les alivió la acidez, los dolores de espalda y se sientes ágiles a pesar de que la barriga ha crecido. Esto lo logramos porque en Yoga abrimos espacios para que el crecimiento inminente del bebé no juegue en contra de nuestro cuerpo.

Te permite relajarte. Cuando se está acercando la fecha del parto, las mamás tienen picos de ansiedad que son normales pero molestos. En esas últimas clases, hacemos yoga de cara, para no retener la energía en esa zona durante el trabajo de parto; practicamos el tipo de respiración que las ayudará entre contracción y contracción, y hacemos meditaciones profundas para que logren, por un rato, tener la mente en blanco.

 

Yoga y Embarazo

 

Si hay algo que diferencia al yoga prenatal del yoga “sin equipaje”, como lo llamo yo, es la conexión que se logra con esa vida que se está gestando dentro de tu cuerpo. La pregunta es ¿cómo lo logramos?. A continuación, te explico los momentos de la práctica en los que ocurren estos maravillosos contactos:

1. La respiración: Al hacer cada vez respiraciones más profundas, estamos enviándole más oxígeno a nuestro hijo, esto es casi obvio. Lo que no es tan obvio es que la respiración pausada hace que la sangre fluya con mayor facilidad, de manera que los nutrientes se deslicen sin obstáculos por el cordón umbilical. Lo que no es para nada obvio, sino más bien sorprendente, es que el sonido que hace nuestra respiración durante la práctica de yoga no solo nos serena a nosotras en ese momento, sino que luego del nacimiento se convierte en agente calmante para nuestro bebé, porque ese sonido se asemeja a lo que escuchaba en la placenta.

2. Las posturas: Cuando realizamos series de posturas como el Saludo al Sol, le inyectamos energía a nuestro cuerpo, lo cual inevitablemente repercute en el óptimo desarrollo de nuestros bebés. Igualmente, descubrimos lo flexibles que podemos llegar a ser a pesar del vientre abultado, de lo fuerte que somos a pesar de la fatiga, de lo sensuales que nos hemos vuelto a pesar de las náuseas. Las hormonas que se segregan al percatarnos de estas realidades, les indican a nuestros bebés que estamos listas para recibirlos, amarlos y cuidarlos, aunque no parezca.

3. La meditación: Es quizá la parte más importante de la práctica de yoga y en clases de prenatal es fundamental, porque es cuando se da una comunicación de “tú a tú” con el bebé. Solemos hacer meditaciones guiadas en las que nos conectamos con el concepto de maternidad, por ejemplo, o con las sensaciones que tiene el bebé en la placenta, el agradecimiento por ser, entre todos los seres vivos del planeta, las únicas que podemos vivir el embarazo de forma  consciente y hacerlo placentero. Otras veces, simplemente, dejo que las mamás conversen mentalmente con sus hijos, compartan planes y fantasías de vida.

 

Es conmovedor ver una lágrima y una sonrisa en los rostros de las mamás en estos momentos y es inexplicable la emoción que siento al ver sus vientres moviéndose al ritmo de las pataditas de sus bebés. Isabel Dubuc

El yoga prenatal es seguro en la mayoría de los casos. Sin embargo, siempre les pido a mis alumnas que cuenten con el visto bueno de su médico y que me mantengan al tanto de condiciones como la posición del bebé, presión arterial, diabetes gestacional y otras que puedan surgir. La idea es disfrutar dos de las cosas más bellas que hay en el mundo: El yoga y el embarazo.

 

Isabel Dubuc
Psicóloga. Instructora de Yoga Prenatal, Mamá y Bebé y Familiar.

Johannes Ruiz

Autor de la publicación

Mamá de tres mosqueteros. Convencida de que el amor no malcría. Difundiendo la Crianza Positiva. Pedagoga, Coach de Familia & Inteligencia Emocional, Educadora de Disciplina Positiva para Padres y Profesores.

There are 18 Comments

  1. Publicado por Noemi Responder

    Que interesante. Yo hacía mucho yoga en Venezuela pero la verdad es que en España nunca he hecho. No sabía que era tan bueno en el embarazo.

  2. Publicado por Mis chic@s y yo Responder

    Para mí, durante el embarazo es imprescindible mantenerse en forma que luego viene el parto y el posparto y hay que llegar bien ;-)!! Aunque no caí en lo del yoga, hacía natación, pero con todo los beneficios que aporta y los ámbitos que trabaja seguro que si estuviera embarazada de nuevo me apuntaba a yoga seguro!!

  3. Publicado por Gheraldine Responder

    Me llama mucho la atención el yoga desde hace tiempo. Espero practicarla en mi próximo embarazado o antes

  4. Publicado por La Sonrisa de Mini Yo Responder

    La práctica del yoga no es que me llame mucho la atención pero me han parecido muy buenos los beneficios para el bebé y me ha sorprendido pues no tenía ni idea

  5. Publicado por Loscuentosdemama Responder

    Pues yo probé también yoga crianza, cuando mi chiquitina era bebé y fue toda una experiencia compartida por ambas

  6. Publicado por judit Responder

    Para mi fue uno de los grandes descubrimientos del embarazo y el YOGA cambió mi vida por completo. Empecé a conectar de verdad conmigo misma, a escuchar mi cuerpo, a sentir y dejar sentirme. Hago YOGA todos los días desde entonces.

  7. Publicado por María Isabel Sánchez González Responder

    Mi hermana lleva practicando yoga mucho tiempo hace muy poquito me estuvo precisamente contando que era una pena que en la época en la que estuve embarazada de mi niño no hubiese ningún grupo organizado de yoga para futuras mamis, que nos habría venido fenomenal. Muchísimas gracias por toda la información.

  8. Publicado por Vero Responder

    Ains… Yo empecé a hacer yoga al saber que estaba embarazada, pero no iba conmigo (lo siento), entonces me pasrmé a pilates. Ahora, visto desde fuera, creo que no elegí el lugar ni monitor correctos.
    Misdosyyo

  9. Publicado por @mamaversatil Responder

    Esta actividades es genial para la gestación, tiene muchísimos beneficios, sobre todo recuerdo que me relajaba a montones y me conectaba con mi útero y esa vida creciendo dentro de mi

  10. Publicado por Uno más uno... son tres! Responder

    Durante el embarazo la única actividad que hice fue caminar, caminar y más caminar… Pero viéndolo desde ahora, sí me hubiera gustado realizar alguna actividad como el yoga y después de leerte, aún mucho más. Si en un futuro puedo, lo realizaré.

  11. Publicado por Vero de La Opinión de Mamá Responder

    Lo bien que me habría ido… Jo…

  12. Publicado por Katiuska PEREZ Responder

    Nunca he practicado Yoga pero si que se que tiene muy buenos beneficios! Creo en algún momentico me animaré a practicarlo.

  13. Publicado por @funtastic.mom Responder

    Yo no pude hacer Yoga durante el embarazo con Sebas porque en el gym en el que estaba subscrita, la instructora de yoga no sabía las adaptaciones para embarazadas 😢 Me dio muchísimo pesar. Ahora de vez en cuando hago yoga, pero no termino de conectar. No sé si será que no he encontrado el instructor indicado.

  14. Publicado por 30 y... y mamá Responder

    Yo hice yoga durante mis 2 embarazos y solo tengo buenas palabras hacia ello. Me ayudó mucho a sentirme bien conmigo misma por dentro y por fuera. Me ayudo mucho físicamente a mantenerme en forma y mentalmente a vivir este proceso con tranquilidad 😊

  15. Publicado por Themamicam Responder

    Yo empece yoga despues de tener a Victoria y fue una maravilla durante el embarazo debe ser maravilloso!

  16. Publicado por Sra Díaz Responder

    Yo dejé el yoga durante el embarazo y me arrepiento, porque todos habláis muy bien de las sensaciones y, bueno, si tengo oportunidad de nuevo no lo dejaré pasar.

  17. Publicado por Daniela Responder

    La yoga es un práctica fantástica siempre y durante el embarazo aporta muchos beneficios. La recomiendo también! Besos

  18. Publicado por Maria garcia Responder

    Había oído hablar ya de esto, me parece super bueno. Yo hice pilates pero jamás super los beneficios del yoga. Que genial!!

Deja un comentario